-       

-                                             -Manténte enfocado en lo que deseas-


Esto supone una gran disciplina mental, sobre todo cuando las cosas no salgan como esperes. Tarde o temprano, en cualquier travesía hay problemas antes de llegar a puerto y más vale que estés preparado para mantenerte a flote, cueste lo que cueste.


El enfoque y concentración mental es necesario para materializar lo que deseas en cualquier área. Recuerda que la primera ley del universo es que vivimos en un cosmos mental y lo que piensas tiende a hacerse realidad. 

 

Piensa en tu sueño continuamente. Puedes ayudarte colocando en tu casa imágenes de ello. Por ejemplo, a principios de cada año, me fijo la cantidad económica que deseo ganar y hago tarjetas con esa cifra, las llevo en mi coche, en mi cartera, en mi habitación y todo ello me mantiene enfocado en mi meta de forma continuada.


                       -Escucha a todo el mundo, pero sigue tu intuición-


Todo el mundo está dispuesto a dar consejos, son gratis y no cuestan esfuerzo, sobre todo cuando el trabajo debes hacerlo tú. Está bien asesorarte por personas más experimentadas que tú, pero no olvides que tienes en tu interior un sexto sentido, llamado intuición que pocas personas usan, porque lo mantienen apagado porque siempre intentan actuar con “lógica”. Sigue tu intuición y persigue tu sueño caiga quien caiga.


Manténte alejado del negativismo y las personas apáticas y sin metas, es el mayor destructor de los sueños personales y la vía más rápida al precipicio. No dejes entrar en tu esfera mental nada que no te proporcione ayuda para desarrollarte y lograr tus sueños.

 


                                   - Adáptate, no te resistas al cambio-


Si los seres humanos hemos llegado hasta este estadio de la evolución, es porque nos hemos adaptado. Es uno de los principios de la naturaleza, no sobrevive siempre el más fuerte, sino quien sabe adaptarse al medio. Las cosas cambian, se transforman con el paso del tiempo y tú debes actuar de la misma forma.

 

La adaptabilidad te hace más creativo y rápido para actuar frente a imprevistos y malas épocas. Como dice un viejo proverbio “lo que resistes persiste”, por ello déjate fluir y adáptate.

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Alex Arroyo Carbonell