Objetivos y metas Objetivos y metas

OBJETIVOS Y METAS

Autor: Alex Arroyo Carbonell - Experto en fijación de objetivos y metas


Te sorprenderás, pero lo primero que debo decirte es que la mayoría de personas no saben que es lo que quieren. Como decía el conejo en Alicia en el país de las maravillas, ¿a dónde vas Alicia?, “no lo sé", - ah, entonces vas en la dirección correcta”.


Una vez definas lo que deseas, el tiempo es el recurso valioso que te permite desarrollar actividades para poder lograr lo que deseas. En mi trato diario con clientes, compruebo que casi todos ellos tienen sueños. A nivel material las personas desean tener una vivienda mejor, un empleo mejor, mejores ingresos, mejores coches y cosas similares. De forma personal otros desean mejorar su salud, tener más conocimientos o llevar una vida más espiritual, por citar sólo unos ejemplos. El deseo de crecer en cualquier área de la vida es una de las diferencias que tenemos con el reino animal y lo que nos desarrolla como especie.

 

Ahora bien, de esa infinidad de personas que tienen sueños, la realidad es que al final de sus vidas, muy pocas de ellas logran alcanzarlos en su totalidad, la gran mayoría apenas consigue unos pocos y otros ni siquiera logran ninguno de esos sueños con los que quizás se ilusionaron en su juventud. La razón fundamental por la que no lo logran es porque los sueños por sí solos no se materializan. Los sueños suelen ser difusos, no son específicos, ni medibles y no se alcanzan porque es como pretender caminar entre una niebla densa donde apenas puedes ver el camino por donde transitar.

 

De forma práctica pocas personas saben realmente lo que quieren y pocas personas tienen objetivos. Queda claro por tanto que un sueño y un objetivo son cosas bien distintas. Si tienes objetivos, estarán fechados en el tiempo, definidos de forma específica y deben ser realistas en su consecución. Voy a ponerte un ejemplo en el que definimos claramente el qué y el cuándo. Hoy es 3 de Enero de 2014, imagina que tu objetivo es:


Viajar a Hawai, del 5 al 25 de Mayo de 2015


Eso es un objetivo definido, específico, puede medirse y es realista porque puedes alcanzarlo. Pero los objetivos por sí solos tampoco te llevan a lograr lo que deseas. Para lograr tu objetivo es necesario cumplir unas metas que también estén definidas en el tiempo. En el ejemplo del viaje podrían ser:


  • Pedir vacaciones del 6 al 26 de Mayo
  • Obtener pasaportes y documentos de reserva de vuelos antes del 15 de Abril
  • Reservar hotel y excursiones en Hawai
  • Tener ahorrados en Abril, 3.500 euros para gastos del viaje y estancia

 

Es algo que todos hemos hecho cuando salimos de viaje, estarás acostumbrado a ello. A todo este proceso le llamamos planificar. En marketing decimos que nadie planifica fracasar, sino que se fracasa por no planificar. Es algo obvio, pero a excepción de las vacaciones, la compra de una casa, el coche y otras cosas puntuales, la mayoría de personas no planifican de forma inteligente que hacer con su tiempo ni con su dinero y eso precisamente es lo que puede transformar su vida.

 

Cuando ayudo a alguien en el proceso de logro de sus metas, una de las primeras preguntas que surge es ¿Cómo sabemos si ese objetivo es realista o es demasiado ambicioso?


Aunque algunos puedan pensar que con la actitud adecuada es posible el logro de cualquier objetivo, las palabras quedan muy bien para enmarcarlas en un cuadro de frases célebres de motivación, pero en la práctica resulta poco útil si no va acompañada de un plan de acción y de las habilidades y hábitos necesarios para su consecución.

 

Una de mis clientes, ejecutiva comercial, fijó su objetivo en ganar sesenta mil euros para el próximo año. Sus ingresos actuales eran de unos veinte mil euros anuales, con lo que el salto cuantitativo era muy importante, ¡un trescientos por cien de incremento! Cuando la hice reflexionar y le pregunté si real y sinceramente se veía capaz de poder hacer ese cambio de un año para otro, su respuesta fue negativa.

 

No es posible lograr un objetivo si tenemos la creencia que eso está fuera de nuestro alcance. La creencia es necesaria, pero es el primer paso, no el único. Hay que tener los medios para alcanzarlo, ya sea con mejora de actitudes y hábitos o con aumento de habilidades.

 

Cuando profundizamos en los motivos por los que las personas no ven posible lograr lo que desean, uno de los fundamentales es porque nunca se han acercado mínimamente a ellos. Si la distancia entre lo que tienes y lo que deseas es muy grande y en tu experiencia nunca te has acercado a tus objetivos, es normal que no exista tu creencia.

       PROGRAMA TU MENTE PARA EL ÉXITO

 

Si te interesa descubrir cómo usar el ilimitado poder de tu mente y programarla para que cumpla tus deseos de abundancia y plenitud en todos los órdenes de tu vida, puedo enviarte GRATUITAMENTE a tu correo tips e ideas poderosas que podrás aplicar en tu vida diaria. Suscríbete ahora gratis al boletín.

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Alex Arroyo Carbonell